Muñeca Colette Les Parisiennes

Me llamo Colette y de mí todo el mundo dice que soy soñadora, romántica, cariñosa y un poquito presumida. Bien, pues todo eso es… ¡muy cierto! Yo añadiría que también me encantan las travesuras, jeje.

Gracias a mi diseñadora, Lucille Michielí, tengo el vestido rosa más precioso de todo París, con esos volantes tan favorecedores. Y gracias a mis pantys naranjas y mis calcetines calados el conjunto es perfecto. He de decir que ir bien peinada es para mí muy importante, así que llevo mi sedoso cabello recogido en una trenza la mar de original.

Mi querida Lucile Michielí pensó en todo y me hizo el mejor de los refugios: una maravillosa caja, ilustrada por ella, para ser el regalo perfecto.

Tengo una hermanita pequeña pero he de decir que yo tengo una altura considerable: ¡39 centímetros!

Y soy toooooda de tela. Oye, que ser todita de tela es muy, muy, muy importante. Te voy a explicar por qué.  Eso significa que soy achuchable 100% de la cabeza a los pies y, eso, para los más peques de la casa es primordial; y da igual cómo me cojan: de los brazos, las piernas, la cabeza… soy tan blandita por todas partes que nunca dañaré sus pequeñas manitas. Dicen que soy la compañera ideal de cualquier niño a partir del añito. Yo creo que es una de mis grandes virtudes, ser súuuper blandita, porque a veces, los más peques tienen berrinches y entonces me lanzan por los aires (tranquilos por mí: me encanta volar) y da igual dónde aterrice, sea persona, animal o cosa, que no causaré ningún daño. Otra ventaja maravillosa de ser toda de tela es que mi precioso pelo no lo va a poder arrancar nadie al primer tirón. Bueno, y que como soy tan, tan, tan blandita dormir conmigo es genial hasta si el peque es muy muy peque. Soy resistente a los tirones y aplastable 100% por lo que me puedes meter en el bolso o donde necesites sin problemas. Por supuesto, cuando veas que tengo alguna mancha o no estoy todo lo limpia que debería, pues me bañas con toda tranquilidad: o a mano o en la lavadora; eso sí, si me metes en la lavadora, me pones un programa de esos de ropa delicada (30ºC), es que, entre tú y yo, en los programas normales me hacen dar tantas vueltas y tan deprisa que me mareo muchísimo y me descompongo viva. También te pido que en la secadora no me metas: ¡soy parisina y esos calores me matan!

Si tienes en cuenta estos pequeños consejos, puedo ser tu fiel compañera toda la vida.

¡Espero conocerte pronto!

 

 

Descripción del producto:

COMENTARIOMuñeca de trapo en caja regalo ilustrada
EDAD1+
MEDIDAS / CM39 cm