MALETÍN DE TÉ Les Parisiennes

¿Cómo te gusta el té, con leche, con limón o… con muchas pastas? Colette, Eglantine y Cerisse se apuntan a esta última opción. ¡Hay que ver lo golosas que son! Si quieres acompañarlas a merendar nada mejor que este set de té tan espectacular que podrás llevar a todas partes. Sí, sí, lo podrás llevar donde quieras gracias a su precioso maletín decorado con adorables ilustraciones de Lucille Michieli. Pero lo mejor del maletín es cuando lo abres y descubres su interior: una tetera, 4 platos de postre, 4 tacitas con sus platillos correspondientes y una bandeja ¡Son preciosos! Todo de duradero metal, con dibujos en tonos pastel de flores, hojitas, pajarillos… ¡y hasta la Torre Eiffel! Es tan chic, tan parisino, que enamora. Su limpieza también es sencilla: agua y jabón. Eso sí, no pueden ir al lavavajillas… pero, casi que mejor, ¿no? Limpiar la vajilla forma parte del juego.
¿Qué, merendamos?
Este precioso set de té se podría incluir en lo que comúnmente denominamos “jugar a las cocinitas”. Y desde aquí queremos reivindicar este estupendo juego tanto para niñas como para niños. Los motivos que esgrimen los psicólogos y terapeutas infantiles para animar a los padres a que les faciliten este tipo de juegos tanto a sus hijas como a sus hijos son amplios y muy bien argumentados. Veamos un pequeño resumen de las bondades que se obtienen de este juego de toda la vida.
1.- Estimula su imaginación al pretender la preparación de ese “té” o de esas sabrosas “pastas” o “pastelillos” o mientras comprueban que todo está en su punto, si ya hierve el agua, etc. Todos son actos imaginativos: desde ese sorbo para comprobar si está rico hasta su expresión de triunfo por haber conseguido un resultado perfecto. Es un juego imaginativo, simbólico y de imitación que replica y hace suyo el mundo que le rodea, su cotidianidad. Y cada juego imaginativo es un acto de creación que desarrolla el lenguaje y alimenta su capacidad creativa.
2.- Potencia sus habilidades sociales porque piensan y descubren nuevas maneras de jugar que les ayuden a adaptarse mejor a sí mismos y a los otros con los que comparten el juego. En los juegos de grupo de este tipo, donde no hay reglas preestablecidas, no siempre es fácil ponerse de acuerdo. Se han de enfrentar a situaciones en las que deben renunciar a algunas ideas propias para aceptar las del otro, o negociar para alcanzar un consenso. Los juegos imaginativos, y las cocinitas es uno de ellos, potencian las habilidades sociales, la coexistencia, el respeto a las ideas y las iniciativas del otro.
3.- Favorece el desarrollo del lenguaje y las habilidades comunicativas. Explicar cómo han hecho ese té o la receta de los pastelillos, cuándo y cómo han realizado la compra de los ingredientes, las descripciones de todo ello… obliga a la creación de un discurso que completa y da sentido al juego. Cada paso de este juego es utilizado para contar una historia en la que, si estamos un poquito atentos, descubrimos sus gustos, sus deseos, sus preferencias.
4.- Facilita el aprendizaje de hábitos en la mesa. Cuando jugamos con nuestros hijos a las cocinitas, nos será sencillo abordar normas de comportamiento en la mesa, los hábitos de higiene apropiados y, por qué no, sobre hábitos de alimentación saludable.
Y como siempre decimos: ¡la mejor forma de aprender es jugando!

 Maletín de té Las Parisinas de Moulin Roty.

Descripción del producto

La maleta incluye una tetera y una bandeja ilustradas con la Torre Eiffel, cuatro platos de postre y cuatro tazas con su platillo a juego.

Dimensiones: 29 x 19,5 cm

Material: Cartón y metal.
Cuidado: Lavado a mano. Lavavajillas no.
Edad recomendada: A partir de 4 años.