Te necesito muñeca

 

Porque un elemento que estĂĄ presente en todas las culturas y en todas las Ă©pocas, merece nuestra atenciĂłn mĂĄs absoluta. De tela, de paja, de porcelana… las muñecas son una constante en la historia de la humanidad y han acompañado a niños y niñas desde que el mundo es mundo.

Los muñecos y muñecas se encuentran dentro de la categoría de juguetes afectivos, necesarios, vitales para el desarrollo emocional, de la empatía y la madurez.

En la primera infancia, incluso bastante mĂĄs allĂĄ, las muñecas son una estupenda herramienta de aprendizaje, de acercamiento al mundo adulto a travĂ©s del juego simbĂłlico. Por lo tanto, cuando los niños juegan con muñecas, en realidad estĂĄn “ensayando”, un ensayo cultural y social donde niños y niñas desarrollan multitud de habilidades tanto sociales como cognitivas, emocionales e intelectuales. Una de esas capacidades que se ve potenciada en este juego es la empatĂ­a, ya que al convertirse en papĂĄ, mamĂĄ, maestro, doctora… de sus muñecas aprenden a ponerse en el lugar de ese otro, a entenderlo, a aceptar distintos roles. AsĂ­ mismo, ayudan a los pequeños a hacer suyo el concepto de autoimagen y a definirse ellos mismos con esa auto representaciĂłn que adoptan en el juego. La pedagogĂ­a Waldorf, por ejemplo, da muchĂ­sima importancia a este juego (incluso desarrolla su propio estilo de muñecos) para acompañar, reforzar y asegurar una buena educaciĂłn en la infancia.

te necesito muñeca

Los niños y niñas disfrutan atendiendo las necesidades fĂ­sicas de sus muñecos como darles de comer, bañarles… pero tambiĂ©n atendiendo sus necesidades emocionales como acurrucarles, besarles, abrazarles o mecerles en los brazos. Son por lo tanto una excelente vĂ­a de expresiĂłn que les enseña a cuidarse ellos mismos y a los demĂĄs.

Elegir el muñeco mĂĄs adecuado para nuestros hijos va a depender de varios factores aunque quizĂĄ, el principal, sea la edad del niño o niña. Cuando son muy pequeñitos, en la primera etapa infantil, lo mĂĄs comĂșn es que, de forma innata, elijan los muñecos que mĂĄs se asemejen a ellos fĂ­sicamente. Y esto no es porque no acepten al diferente, nada que ver, es que esta es la etapa de la exploraciĂłn con la identificaciĂłn. Ese es el motivo y es importante. Por eso es fundamental apoyar la existencia de muñecos y muñecas que nos representen a todos, que puedan hacer de espejo para sus pequeños poseedores: distintos tonos de piel, con o sin gafas, pelo corto, pelo largo, liso, rizado, rubios, morenos… Porque tan importante es que encuentre la muñeca con la que se identifica como que, conforme vaya creciendo, juegue con muñecos diversos que potencie una sociedad respetuosa e inclusiva.

Los estereotipos también merecen un apartado en este artículo. Cuidado con lo que transmitimos con esa muñeca de cintura imposible o esa caja toråcica hipermenuda donde seguro que no caben los órganos vitales que debiera cobijar. O ese muñeco de aspecto agresivo armado hasta los dientes que de bien seguro no favorecerå las aficiones saludables que los niños de corta edad deberían desarrollar. Las mentes de nuestros pequeños van a interiorizar estos estereotipos físicos (la mayoría, imposibles) mediante el juego, y la identificación, o casi mejor dicho, la falta de identificación , lo mås probable es que les cause frustración, problemas de autoestima y conflicto interior. Por lo tanto, es importante que la imagen de sus muñecos sea agradable y adecuada a su edad, que no estén hipersexualizados, que no representen valores negativos y que su aspecto general sea suave, inocente y simpåtico. Que estén realizados con materiales naturales (las muñecas de tela son ideales), suaves, seguras y achuchables 100%

No podemos acabar este artículo sin mencionar los roles de género. Los estereotipos de género en el juego infantil no deberían existir. El juego con muñecas es apto y perfecto tanto para niños como para niñas. Que los niños jueguen con muñecas solo les va a aportar beneficios: un mayor conocimiento sobre la igualdad de género, una mayor noción sobre responsabilidad y empatía y un desarrollo alto y sano en inteligencia emocional.

Así que todos, niñas y niños pueden hacer suyo el título de este artículo: Te necesito, muñeca!